18 marzo 2013

23 años en la pachanga


Hoy hace 10 años que me bajé para siempre de los escenarios después de 23 años en la pachanga, a saber, la música serie B, el sucedáneo de las actuaciones de los ídolos del público, un museo de cera donde los clientes pueden (con bastante imaginación) creer que estan ante sus rockstar favoritos.

No fueron precisamente los mejores años de mi vida aunque tuvieran algunas cosas buenas;  Viajes, buenos momentos con los amigos, el calor del público (a veces), las risas de furgoneta y aquellas rarísimas ocasiones en las que se alinearon los planetas otorgándonos buen escenario, buenos camerinos, público abundante y entregado, buen sonido en monitores, barra libre y chicas risueñas. Por lo normal la pachanga es un trabajo duro, escaso de comodidades, expuesto a múltiples peligros y poco saludable, sobre todo para el hígado y los pulmones.

Lo habitual es tocar en un tablao cutre de precaria estabilidad para un público incansable e irascible, aguantar cansinos y borrachos durante muchas horas cada noche bajo el sofocante calor de los focos a muchos kilómetros de casa, comer mal y dormir peor, lo normal es bregar con representantes analfabetos, concejales o alcaldes iracundos y situaciones surrealistas como coincidir en tiempo y lugar con algún festejo taurino.

Un trabajo en blanco y negro sin subsidios, bajas por enfermedad, seguro médico ni dias de asuntos propios, un trabajo sostenido por la ilusión de los que amamos la música pasando por él como trámite para la otra música, la de verdad, la buena. ¿Conseguí mi sueño de llegar a esa deseada meta? ¿Qué saqué de esos años aparte de montañas de anécdotas, un puñado de buenos amigos, dos tendinitis en la mano izquierda, fobia a los festejos ruidosos y una cuenta corriente en números rojos merced a una lamentable gestión?

Dinero no se gana, al menos yo no lo gané, tuve lo justito para malvivir cuando tuve algo, porque algunos años no solo no ingresé ni un duro sino que tuve que sacar efectivo de la cuenta de mi mujer para costear actuaciones y pagar salarios pero vaya, no culparé a la frándula de mis nulas capacidades como empresario, soy consciente de haber sufrido el efecto "Badfinger", a saber, me conformaba con los aplausos. Sé que muchos que lean esto pensarán que solo describo lo negativo, la parte fea pero no. La pachanga es, para mí, un mundo feo, es feo pese a que bajo el escenario parece bonito, los colores de los focos disimulan la mierda de la carretera, el alcohol y la sangre.