26 abril 2013

Euro Pink Floyd

Ayer estuve en un concierto de Euro Pink Floyd, esto es, un grupo tributo o como dije en Facebook "Los Pink Floyd de chicha y nabo", y quería comentar una cosa que me llamó la atención. No había ni un ampli en el escenario, ni siquiera la batería era acústica lo que significa que nada producía ningún sonido a excepción de las gargantas de los cantantes o los golpes en la goma de los pads de la batería, cada músico llevaba sus monitores en las orejas y una pequeña mesa de mezclas para monitorizar a placer.

Osea, no había ni una sola válvula en el escenadio a no ser que algún músico la llevara implantada por motivos clínicos.

Pues nada... sonaba de cojones y sobre todo la guitarra solista que sonaba directamente que te cagas la pata abajo.

Este sistema ya se lo ví hace tres décadas a un grupo de pachanga que se llamaba "Amarillo", aquello me impresionó y me gustó mucho, quise implementarlo en mi grupo pero no prosperó la cosa., por cierto, "Amarillo" también sonaban de la ostia.

No es que quiera restregarle nada en los morros a los puretas de las válvulas y lo analógico porque a mi todo ese mundo también me gusta, lo único que quiero constatar es que en digital se puede sonar y muy bien sin mencionar que tocar en un escenario libre de decibelios te hace tocar bien, más que nada porque oyes lo que estás tocando y no lo que toca tu compañero de los 4 Marshals de al lado y sin mencionar que tocar en un escenario libre de amplis te proporciona unos metros cuadrados adicionales que te pueden venir muy bien para hacer el cabra con la guitarra. Aparte de esto he de decir que el grupo estuvo bien, no me cabreé demasiado a pesar de algunos músicos (mas jazzeros que rokeros), pasé un buen rato.

1 comentario:

Jesus Guijarro dijo...

Me ha gustado tu critica, ya se sabe que Pink Floid siempre han sido muy modernos. Lo que me ha dejado flipado es que sigan tocando Pink Floid